Desde finales de 2018 hemos trabajado, de la mano de la Embajada del Reino Unido en Colombia, con 50 jóvenes exofensores en la ciudad de Cali, brindándoles herramientas para construir un nuevo proyecto de vida en la legalidad y disminuyendo las posibilidades de reincidencia.

Este programa, que en el 2019 tuvo el apoyo de la Alcaldía de Cali, es el primero en su categoría en el país, ya que no solo le está brindando una primera oportunidad a estos jóvenes bajo una ruta de apoyo estructurada, sino que dejará al gobierno una intervención que pueda ser replicable en toda Colombia beneficiando así a más jóvenes y a la sociedad en general.

Tomando como base la experticia del Reino Unido en el enfoque restaurativo y la evidencia de la Terapia Cognitivo Conductual (CBT por sus siglas en inglés), decidimos estructurar la ruta posegreso con las siguientes líneas de trabajo:

  • Formación grupal: a partir del enfoque restaurativo y las herramientas de la Terapia Cognitivo Conductual, los jóvenes adquieren herramientas para fortalecer sus habilidades socioemocionales, prevenir conflictos y solucionarlos de manera pacífica. Esta propuesta educativa cuenta con cuatro módulos y trabaja 4 dimensiones del ser humano: personal, familiar, comunitario y productivo.
  • Atención psicosocial individual: con el fin de que los jóvenes planeen un proyecto de vida en la legalidad, ellos y ellas cuentan con atención psicosocial que permite poner en contexto las habilidades adquiridas en la formación de acuerdo con sus necesidades particulares. Este proceso inicia con un reconocimiento de los recursos, riesgos y necesidades del joven a nivel psicológico y sociofamiliar, y se planea junto con él o ella los objetivos de vida a corto, mediano y largo plazo las cuales serán revisadas a lo largo de la ruta de apoyo.
  • Actividades que mejoran la relación con la familia, red de apoyo y comunidad: paralelo a las formaciones y las atenciones psicosociales, la ruta de apoyo propicia encuentros entre los jóvenes y los actores de su comunidad como un ejercicio restaurativo que facilita el proceso de inclusión social y la reconciliación. A medida que avanzan en la ruta, los jóvenes adquieren un rol más activo y responsable frente a sus actos con la comunidad al punto que lideran el diseño y el desarrollo de acciones restaurativas con otras poblaciones.
  • Orientación para la generación de ingresos en la legalidad: este componente fortalece las capacidades productivas para ampliar las oportunidades de los jóvenes a nivel formativo y para la generación de ingresos sostenibles en la legalidad. La intervención inicia con un diagnóstico de las capacidades productivas que permitirá definir el perfil del joven para el enrutamiento en oportunidades de empleabilidad o de emprendimiento. Esta línea de acción se complementa con la gestión activa de alianzas con el sector público, privado y social para aumentar las oportunidades.

El proyecto Vacílate con buena actitud también está desarrollando una evaluación de resultados que implementa la Universidad de los Andes, la cual hasta la fecha ha evidenciado que la iniciativa tiene una mayor retención de los jóvenes en comparación con programas similares. Los resultados finales serán compartidos hacia finales de 2020 una vez el proyecto haya culminado.

Al mismo tiempo, el proyecto está desarrollando una caja de herramientas en enfoque restaurativo y herramientas de la Terapia Cognitivo Conductual para que pueda ser replicada con los diferentes actores del SRPA. Esta caja de herramientas se está piloteando en el 2020 con un grupo de jueces y funcionarios del ministerio público del Valle del Cauca.

Vacílate con buena actitud fue el nombre que eligieron los participantes del proyecto ya que son ellos y ellas los protagonistas. Si quieres conocer un poco más de su trabajo diario, visítanos en Facebook.