En 2016, Colombia firmó un Acuerdo de Paz que puso fin a 52 años de conflicto entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). En el marco de los acuerdos se priorizaron 170 municipios del país y 11.000 veredas que tienen ahora el reto de identificar y abogar por sus necesidades las cuales deberán verse reflejadas en los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial los cuales permitirán la implementación de la Reforma Rural Integral- PDETs. El éxito de esta estrategia depende del nivel de apropiación y participación de la sociedad civil en la construcción de los planes territoriales. Razón por la cual el gobierno colombiano (a través de la Agencia de Renovación Territorial) ha priorizado dos poblaciones de la sociedad civil que consideran ameritan programas especiales que fomenten su involucramiento en el proceso: líderes comunitarios y jóvenes.

Active Citizens in Rural Colombia contempla la formación de 700 líderes comunitarios y 400 jóvenes de 20 municipios de los 170 priorizados con el fin de garantizar que la participación comunitaria responda realmente a las necesidades de los territorios, fortaleciendo así la principal estrategia del gobierno para implementar con éxito la reforma rural y llevar a cabo las transformaciones que permitirán alcanzar una paz sostenible.