El British Council entregó el premio Compartir al Maestro 2017 en la categoría de lengua extranjera a la maestra Ivonne Alexandra Londoño

Ivonne Alexandra Londoño, maestra de la Institución Educativa Ciudad de Cartago, fue condecorada el pasado 25 de mayo con el Premio Compartir al Maestro en la categoría de Lengua Extranjera. La Fundación Compartir y el British Council decidieron premiar su propuesta Los efectos de la integración del Aprendizaje y Enseñanza Basado en Tareas (TBLT) más el Aprendizaje de Idiomas Asistido por Computador (CALL) en la Enseñanza y Aprendizaje del inglés, que incorpora el uso de videojuegos y nuevas tecnologías a través de la implementación de dos prácticas pioneras, participativas e incluyentes (TBLT y CALL). Este reconocimiento es un homenaje a la incansable labor de esta maestra, que también fue reconocida como Maestra Ilustre y que con sus prácticas motiva a que sus estudiantes sean mejores ciudadanos.

En el marco de la Ceremonia Nacional del Premio Compartir 2017 hablamos con esta educadora sobre la importancia de este reconocimiento, su propuesta y sus expectativas del viaje académico otorgado por el British Council para estudiar nuevas metodologías en inglés durante dos semanas en el Reino Unido con todos los gastos pagos. Esto fue lo que nos contó: 

¿Cuál cree que es la principal barrera que existe para el aprendizaje del inglés en los colegios de Colombia? ¿De qué manera combate su propuesta este problema?

La principal barrera al aprender inglés en Colombia es pensar que el objetivo del mismo es solo realizar actividades el aula (leer, escribir, entender la gramática), obtener buenas calificaciones, superar la prueba nacional y que este aprendizaje no tenga ninguna conexión con el proyecto de vida de los estudiantes respecto a sus intereses, oportunidades profesionales y laborales. Mi proyecto combate esta situación porque le demuestra al estudiante que el objetivo principal al aprender cualquier idioma es comunicarse en el mismo, ir más allá de solo ser un agente pasivo o memorizar el verbo to be, y que al adquirir esta habilidad puede descubrir nuevas culturas, respetar las diferencias, apreciar su propia cultura y empoderarse del conocimiento. El proyecto se basa en utilizar metodologías (TBLT y CALL) que propician ambientes comunicativos y además utiliza una herramienta tecnológica de apoyo para atrapar la atención de los estudiantes adolescentes a través de un videojuego. Su contenido, historia y multimedia magnifican la experiencia escolar, enamorando a los estudiantes del inglés, mejorando sus habilidades y cerrando brechas generacionales.

A pesar de su potencial educativo, los videojuegos no hacen parte de las herramientas educativas preferidas por los maestros, ¿a qué se debe este fenómeno?

Es una herramienta que ha sido sacrificada por la sociedad porque hace parte de juegos de entretenimiento y, de hecho, se dice que incitan a la violencia en las nuevas generaciones por su contenido e historia. Yo descubrí que no es así. Primero que todo, en mis evaluaciones diagnosticas al inicio del proyecto, noté que los mejores estudiantes de la clase de inglés eran aquellos que estaban expuestos a los videojuegos. Ellos tenían un vocabulario más extenso en el idioma y comprendían expresiones. Esto se daba gracias a que tenían que resolver problemas utilizando el idioma por gusto y esta exposición “no impuesta” favorecía el aprendizaje en el aula. ¿Por qué no usarlo como herramienta pedagógica permanente para todos los estudiantes en las clases de inglés? Decidí entonces estudiar, consultar, leer muchos artículos del tema y definitivamente encontré que eran más los efectos positivos en el aprendizaje que aquellos negativos. Por lo cual, pienso que como docentes nos da temor acercarnos a las tecnologías por todo lo que implican y la amplitud que albergan, pero si se hace un estudio exhaustivo de los mismos, podemos usarlos para conectarnos con nuestros estudiantes, los cuales “respiran y viven” la tecnología, eso facilita muchos de los procesos pedagógicos y contribuye a buenos resultados en las competencias lingüísticas.

¿Qué la inspiró a adoptar el uso de nuevas tecnologías en el aula?

Me inspiró el evaluar mi propia práctica pedagógica y notar que a pesar de mis esfuerzos, mis estudiantes no alcanzaban los objetivos mínimos, no tenían motivación para aprender inglés y ni siquiera participaban en la clase. Era necesario una transformación, y desde que pensé en mis estudiantes, sus sueños, gustos e intereses, todo cambió en clase. La tecnología es un aliado en la educación, somos los docentes los llamados a sacarle todo el provecho y atrapar la atención de la generación de “millenials” que tenemos en las clases.

¿Qué representa para usted ser la ganadora del Premio Compartir al Maestro en la categoría de lengua extranjera y recibir el reconocimiento como Maestra Ilustre?

Estos premios representan el reconocimiento a mis años de trabajo, disciplina y persistencia. Mucha gente me dijo que era una idea loca eso de los videojuegos y la enseñanza del inglés, pero yo insistí en mi idea y logré el objetivo, favorecer a la comunidad en la que estoy, enamorar a mis estudiantes del idioma, ampliar su visión y hacer que se comuniquen en inglés. También representa una forma de entrever lo que se hace en el aula, presentarlo nacionalmente y compartirlo con otros colegas, apoyarlos y demostrarles que la investigación educativa tiene sus frutos. Pero lo más importante, es que mis estudiantes me ven como un ejemplo a seguir, lo cual es una gran responsabilidad. Ahora los escucho hablando en los corredores diciendo: “qué rico aprender inglés”, “quiero ir a la universidad”, “qué rico viajar como la profesora” o “quiero aprender otros idiomas”, dejando de lado proyectos de vida como el microtráfico y el dinero fácil.  

¿Qué significa para su proyecto contar con el apoyo del British Council para estudiar nuevas metodologías en inglés durante dos semanas en el Reino Unido?

Es un gran premio que significa felicidad y agradecimiento por ser valorada en estos 6 años de trabajo duro y buenos resultados. También significa, enriquecer la experiencia, aprendizaje, cultura, exposición al idioma (muy importante para los docentes de inglés del país), compartir experiencias y volver al país a trabajar fuertemente por mis niños y apoyar a muchos colegas con la experiencia. El apoyo del British Council significa poder valorar y darle relevancia a mi experiencia, para así replicarla en otros ámbitos educativos.

¿Cómo cree que favorecerá este intercambio cultural en el desarrollo de nuevas prácticas pedagógicas?

Se logrará un enriquecimiento cultural desde la interacción social que voy a tener en un país anglófono donde viviré experiencias propias y únicas del contexto, conocer otros colegas y sus proyectos alrededor del mundo que me ayudarán a complementar mi estrategia pedagógica y pensar en proyectos innovadores considerando las necesidades actuales, mundiales, nacionales y locales.  El aprender inglés abre las posibilidades, pero tener la tarea de enseñar el idioma hace que tengas una visión global para favorecer a tu comunidad, entender que no eres perfecto, mejorar tus prácticas pedagógicas y apoyar a otros. La clave de estos reconocimientos y viajes es compartir lo aprendido e inspirar a otros… dar más de aquello que se recibe.