By British Council

27 de Abril de 2018 10:58

Los niños tienen en común varias cosas, pero a la hora de aprender, el común denominador es su curiosidad natural y su habilidad innata para adquirir nuevos conocimientos. 

El cerebro de los niños: ágil y activo

El cerebro de un niño en los primeros años es más ágil que el de cualquier ser humano en otra etapa de su vida. Hay estudios que demuestran que los bebés empiezan a comprender el lenguaje dos veces más rápido en comparación con el desarrollo de la capacidad para hablarlo, pues a los tres años, el cerebro de un pequeño es, en efecto, dos veces más activo que el de un adulto y por tanto los bebés y los niños son pequeños genios aprendiendo un segundo idioma.

La Dra. Patricia Kuhl, consultada por el British Council, sostiene que los “bebés pueden distinguir todos los sonidos de todos los idiomas, a diferencia de los adultos, quienes tan solo pueden distinguir los sonidos del idioma materno”. De ahí que exponer a los niños a temprana edad a otros idiomas les permite descubrir su habilidad natural para escuchar y distinguir los sonidos, desarrollando una capacidad para darle sentido a lo que escuchan.

¿Los más pequeños son más intrépidos?

Cuando exponemos a los niños a otro idioma durante los primeros años, ellos reciben los beneficios de experimentar con ese idioma como parte natural de su desarrollo. Su progreso no se ve reprimido por el miedo a equivocarse, como ocurre algunas veces con los adultos; los niños más pequeños simplemente avanzan en su camino hasta lograrlo.

Estos pequeños no temen jugar con los idiomas. Se sienten atraídos por la magia de las rimas y las canciones. Escuchan y experimentan con el ritmo de una canción, les encanta imitar la pronunciación de palabras nuevas y extrañas. Al hacerlo, el niño escucha los sonidos del idioma y sin percatarse, trabaja el ritmo, la acentuación, la entonación y la pronunciación. 

¿Qué seguirá después? Las posibilidades son infinitas. Una vez los padres les brinden las condiciones adecuadas para hacerlo. Y en gran parte, esto depende de ofrecerles una educación de calidad, para lograr esto pueden el British Council ha planeado especialmente para aprovechar esta agilidad y plasticidad del cerebro de los niños, lo anterior es tan importante como conocer qué tipo de educación necesita tu hijo; es por ello primordial que agendes para que tu hijo tome una prueba, tanto escrita como oral, que nos permitirá desarrollar todo su potencial, para inscribirlo sigue este enlace: https://www.britishcouncil.co/ingles/cursos-infantil-adolescentes

El entorno emocional de los niños es importante para el aprendizaje

El entorno emocional de un niño a temprana edad es tan importante como el entorno físico. Los niños aprenden cuando se sienten seguros, felices, valorados y escuchados. Esto es vital para cualquier experiencia de aprendizaje durante los primeros años de un niño, incluido el aprendizaje de un segundo idioma. 

Las actividades dirigidas por adultos como cuentos, canciones, rimas, juegos, artes y manualidades, y actividades de baile y movimiento exponen a los niños al idioma. Pero las interacciones que ocurren especialmente en las actividades dirigidas por los niños son las que pueden, en efecto, apoyar y ampliar el desarrollo del idioma en el niño, motivando una comunicación en contexto, auténtica y significativa. 

Acerca del British Council

El British Council es la organización del Reino Unido para el intercambio cultural y educativo. Tiene presencia en más de 100 países alrededor del mundo y más de 75 años de experiencia en educación infantil. 

Si quieres profundizar en metodologías y actividades para apoyar el aprendizaje de inglés de tus hijos, te invitamos a nuestro webinar: ¿cómo apoyar a tus hijos a mejorar el inglés en casa?, este 23 y 26 de Mayo.

¡Regístrate ahora!